Intensa revisión de la DGTE a choferes

Aplicó en lo que va del año casi 3 mil pruebas antidoping

Con el firme compromiso de hacer del transporte público más eficiente y seguro, la Dirección General de Transportes del Estado (DGTE), en este año intensificó la revisión física de choferes. En lo que va del 2013 se han aplicado casi 3 mil exámenes antidoping, también con el objetivo de depurar este gremio.
Informó el titular de la dependencia Guillermo Arce Valencia, que gracias a los 74 operativos que ha realizado los inspectores del transporte, se pudieron detectar trabajadores del volante adictos, quienes han sido dados de baja temporal o definitivamente.
Durante los operativos se han levantado 921 muestras a conductores de camiones de las diversas rutas, doce de ellos resultaron positivos, mientras que de las mil 870 muestras entre conductores de taxi, 19 resultaron con residuos de droga en su organismo.
De este número, se desglosó de la siguiente manera: Trece con metanfetaminas (cristal), tres de marihuana y tres más con la sustancia de la cocaína.
Arce Valencia aseguró que la política de la permanencia de los operativos continuará y por ello, sus indicaciones son en torno a la aplicación de los mismos, no solo en lo que se refiere a los dopajes de droga, pues se detectan casos de trabajadores del volante sorprendidos bajo el influjo del alcohol cuando desempeñan su trabajo.
En este sentido, en el tiempo que se informa se han efectuado 38 operativos independientemente de que la revisión es permanente.
Se tiene un registro de que se han revisado a más de 700 conductores en horas de servicio y son 27 los que han dado muestras de conducir bajo los influjos del alcohol en primer grado o con aliento alcohólico. No se han registrado casos más graves en lo que se refiere a pruebas de alcoholímetro.
En el caso de que por primera vez que se sorprenda bajo los influjos de la droga o de alcohol, se aplican las sanciones respectivas a través del departamento jurídico y en base a facultades que la Ley otorga para la aplicación de sanciones como la suspensión de licencia de seis hasta ocho meses y en el caso de la reincidencia llegar al extremo de la cancelación de la licencia de conducir en forma definitiva.